Es genial cuando los materiales de bricolaje innovadores nos permiten lograr resultados extraordinarios. Se trata de un tipo de pintura que tiene revolucionados a los amantes de la decoración y el hogar porque es muy fácil de aplicar y deja tus muebles y superficies con un aspecto sedoso y una cobertura perfecta.

Suelen ofrecerse en tonos pastel, muy indicados para estar al día en tendencias decorativas: encajan de lujo con la influencia nórdica.

Te podrás olvidar de los disolventes y los olores indeseados, ya que es de base acrílica. Además, puedes mezclar entre sí, y hasta jugar con colorantes en busca de tonos personalizados.

No necesita una imprimación previa en superficies ya pintadas, y no se cuartea. Tan solo tienes que limpiar perfectamente el mueble o pared a pintar con una bayeta húmeda y amoniaco. 

Puedes aplicar capas gruesas, siempre y cuando la superficie a pintar no tenga pequeños detalles que soliciten un mimo especial, como pueden ser relieves o texturas. En caso de que quieras poner las capas finas, rebaja con agua ligeramente y distribuye uniformemente para evitar pegotes. 

Para mejorar el acabado puedes aplicar una cera protectora para sellar, ya una vez acabado, lo que hará que se modifique ligeramente el color, pero protegerá el resultado durante muchísimo más tiempo. 

Decide tú mismo en función del tipo de pieza, su uso y el color. Las ceras especiales se aplican de forma sencilla, en capas muy delgadas, y en 15 minutos ya están listas para pulir. 

Para un resultado permanente puedes aplicar un barniz acrílico transparente, los encontrarás en brillante, satinado, mate y ultramate. 

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted